10 ago. 2012

La máscara (Cuento surrealista, experimento, 9/01/2012)

ANTES DE LEER: Esto es lo que me sale si “escribo sin pensar”. Dimos el surrealismo en clase de lengua castellana y literatura, e intenté seguir esa técnica de "escribir lo que salga". Y esto queda. Algo surrealista. Algo extraño.

Esos ojos rojos, en todas partes. Observan desde debajo de la alfombra, saltan a la taza del váter, juegan espiando a la gata y no puedo alcanzalos. Con los ojos vienen unas manos blancas que remueven mis papeles, roban mis libros y destrozan apuntes. Sólo puedo coger el rifle e intentar apuntar. Pero corren de mí sobre sus dedos y para cuando han salido de casa ya no queda morada.
La máscara veneciana aparece para reclamar su palacio sobre el agua, pero sólo ve boquetes en las paredes. Las plumas de los cojines vuelan por el aire, trozos de pared caen al suelo. Parece que lo que debería estar arriba ha bajado, y lo de abajo asciende lentamente haciendo juegos de luces con el Sol.
La máscara ríe y se echa a llorar, da vueltas en el aire y al pararse me mira.
-Yo no sé nada-digo.
-Tú lo sabes todo-exclama.
Y para cuando vuelvo los ojos veo paredes blancas y batas alrededor. Camisas blancas, ventanas que no se abren y gente rara. Igual que siempre.

1 comentario:

  1. He visto la imagen al final de tu blog sobre "un mundo extraño" y he recordado esta cancíón de IM: http://www.youtube.com/watch?v=gYaQTDIldrg

    ResponderEliminar