9 ago. 2012

Palabras (Reflexiones, 2009)

    Palabras. De esos seres negros, que se retuercen en las hojas de los libros, panfletos, folios, poemas, cuentos, novelas, leyendas, canciones….
    Mi imaginación, y por consiguiente mi mundo, se nutrían sólo de palabras.
    Había palabras que me daba miedo pronunciar, otras que repito constantemente saboreándolas en mi paladar. No quiero pensar que sería de mí sin ellas. Sin esos garabatos que se pueden descifrar con facilidad.
    Si me sentía dolida, las palabras me arropaban. Si estaba feliz, revoloteaban entusiastamente a mi alrededor y me susurraban lo bella que era la vida. Si necesitaba explicaciones, escribían mil y una hipótesis sobre el mismo tema. Y todo eso lo hacían ellas, sólo ellas.
    Palabras apuntadas en cuadernos, que servirán a su dueño para aprobar un difícil examen. Palabras olvidadas en una hoja de papel. Palabras en un libro prodigioso que estremece el corazón de los más valientes. Palabras fieras, guerreras, dolientes, pero verdaderas.
    Toda estas clases de palabras vi. Y bendigo el día en que alguien escribió una letra. Porque junto a sus hermanas son capaces de formar sílabas y estas, palabras.
    Si me das un libro, sacaré el máximo jugo de cada una, la oleré, notaré su tacto rugoso, me imaginaré lo que quiere expresar, y con las frases crearé imágenes en mi cabeza que me ayudarán a ver el mundo del autor.
    Cuántas veces en la noche susurré palabras hasta encontrar la más adecuada para mi texto. Cuántas veces me quedé mirando un libro, sin saber si abrirlo o no, esperando que saliera un ser fantástico de entre sus hojas, un ser creado por las palabras. Cuántas horas he trabajado con ellas. Es fácil encontrar palabras que parezcan bonitas o grandiosas. Cuan complicado puede llegar a ser ponerlas en su lugar correspondiente para que la frase sea grandiosa. Y no hablemos ya de los párrafos, las páginas, los libros.    
    Llegué a comprender el poder de las palabras. Orales, escritas, daba lo mismo. Puedes convencer a cualquier humano si escoges bien las palabras. Puedes sobrecoger corazones, vencer miedos, dar ilusiones, decir verdades, proteger a alguien, decirle que le amas.
   Todo lo que existe se puede definir con ellas. No hay una sensación que no se pueda expresar, si no que no has llegado aún a saber cómo hacerlo. Pero no importa. En el futuro lo sabrás.
    Palabras…cuantas cosas puedes llegar a hacer con ellas.
    Cambiar el mundo.
    Cambiar ideas.
    Cambiar tu alma y la de los seres que te rodean.

No hay comentarios:

Publicar un comentario